viernes, 1 de julio de 2016

EL SEÑOR DE LAS MOSCAS, de William Golding



William Golding fue un brillante escritor inglés que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1983. Empezó escribiendo poesía hasta que en 1952 se inclinó por la prosa y su primera novela fue El señor de las moscas que fue rechazada por innumerables editoriales hasta que un editor de Faber & Faber la rescató de la pila de manuscritos descartados. La obra fue todo un éxito y se convirtió en uno de los libros más leídos de la literatura contemporánea. Traducida en todo el mundo, fue adaptada al cine en dos ocasiones.

El señor de las moscas ha sido una lectura muy satisfactoria y reflexiva, me ha encantado, además de que mi edición viene acompañada de una serie de ilustraciones del argentino Jorge González que hacen más bella y placentera la lectura de esta obra maestra. Un libro que todo el mundo debería leer sobre todo a los que les gusta indagar en el aspecto psicológico de las personas y conocer hasta dónde puede llegar el ser humano en situaciones extremas. Se trata de una novela ficticia que tiene como protagonistas a unos niños que por capricho del destino van a parar a una isla desierta sin la presencia de ningún adulto. La convivencia, la supervivencia, las ansias de liderazgo y la lucha por el poder dominan la novela.

Una alegoría con tintes aterradores y hasta me atrevería decir satánicos cuando en un mundo no regido por la autoridad de un adulto puede llevar a florecer los instintos más salvajes y diabólicos de un niño que no tiene un padre que le pueda reñir frente al otro niño que piensa y necesita del consejo de un adulto o del sabio amigo porque se siente dominado por el miedo y llora por “la pérdida de la inocencia, las tinieblas del corazón del hombre y la caída al vacío de aquel verdadero y sabio amigo”. Una novela que sirve para reflexionar sobre la condición humana y su comportamiento en un mundo donde no existen leyes, solo unas reglas impuestas por unos niños que no siempre son respetadas, donde el escenario ya no es una civilización sino una selva y en que cada personaje juega un papel y simboliza una fuerza frente a la otra, la maldad frente a la bondad, el buen juicio frente a la sin razón, la inteligencia frente a la fuerza física, la democracia frente al totalitarismo…

La novela está llena de símbolos como la caracola que otorga la palabra a quien la coge con la mano. Simboliza autoridad y el derecho a hablar y como tal debe ser respetado y los demás deben escuchar.

Una obra maestra dividida en varios capítulos en donde el autor se sirve de un escenario sin igual y una brillante caracterización de los personajes en cuyo interior profundiza el autor para hacer llegar al lector lo que se encierra en cada ser humano y que te llevará a simpatizar e incluso compadecerte de unos y tener miedo de otros  porque la verdadera fiera que tanto tememos no está en el exterior sino en el interior de cada uno. Una novela que refleja el instinto salvaje y la podredumbre del ser humano en situaciones extremas y las moscas que revolotean alrededor del hombre putrefacto.

William Golding concibió El Señor de las Moscas inspirándose en un relato: La Isla de Coral de Ballantyne que era una popular novela de aventuras que narra la historia de un grupo de jóvenes que, tras naufragar, logran sobrevivir en una isla aplicando los principios que rigen la sociedad victoriana, aunque en la novela de Golding sus protagonistas son unos niños que sacan a relucir el instinto más salvaje que hay en ellos y que les llevan a aplicar principios autoritarios.

Un dato que puede ser relevante a la hora de entender esta novela y cómo la concibió el autor, es que William Golding participó en el desembarco de Normandía en 1944. Sensibilizado por sus vivencias bélicas y convencido de la maldad intrínseca del ser humano, vivió obsesionado por la violencia que rige nuestras existencias: “Me describo a mí mismo como un pesimista universal, pero optimista cósmico”.

Datos técnicos del libro
Título: El señor de las moscas
Autor: William Golding
Traducción: Carmen Vergara
Epílogo: Ian Mcewan
Ilustraciones: Jorge González
Editorial: El zorro rojo
Año de edición: 2014
ISBN: 978-84-941645-0-7
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
Precio: 29,95 euros
Sinopsis: Las novelas de William Golding, inquietantes fábulas morales, exponen a los protagonistas a situaciones de aislamiento extremo, tanto físico como psicológico y espiritual;
así se encontrarán con los instintos más recónditos y oscuros
y, como en El Señor de las Moscas, con las leyes primordiales
de la existencia y la convivencia, no pocas veces sustentadas
en la aniquilación del contrario. Destaca Golding por su
examen profundo del comportamiento de personajes que ya
no obedecen a las convenciones de la civilización y cuya
conducta los lleva a un conflicto entre fuerzas que podríamos
definir como del mal y del bien. Ese enfrentamiento turbulento
y despiadado da lugar, inevitablemente, a una inquietud
metafísica, a una desazón angustiante. En su arte narrativo,
diálogos, descripciones y presunción de pensamientos
dan forma a un espacio en el que el lector se siente contenido
y, no pocas veces, oculto, mas no como espectador sino
como partícipe involuntario.
El Señor de las Moscas, una alegoría aterradora, es su
obra maestra. Las ilustraciones del virtuoso artista argentino
Jorge González transitan desde el bucolismo dictado por la
naturaleza a la pavorosa incertidumbre a que da lugar
la inocencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario