miércoles, 24 de agosto de 2016

LA NUEVE, LOS REPUBLICANOS ESPAÑOLES QUE LIBERARON PARÍS EL 24 DE AGOSTO DE 1944



Tal día como hoy de 1944, la Segunda División Blindada del general Leclerc, más conocida como La Nueve, integrada en su mayoría por republicanos españoles exiliados serían los primeros en llegar a París para liberarla de las tropas nazis.



La mayoría de los hombres que componían La Nueve tenían menos de veinte años cuando cogieron las armas por primera vez en 1936 para defender la República. Una vez perdida la guerra se exiliaron como muchos republicanos para salvar sus vidas. Fueron internados en campos de concentración franceses, donde les propusieron enrolarse en la Legión Extranjera o la vuelta a España. Ninguno lo dudó.

Estos valientes soldados nunca perdieron la esperanza de volver a España y liberarla de Franco, por ello, se alistaron en La Nueve para luchar contra los nazis con la idea de que una vez derrotados pudiesen volver a España con el apoyo suficiente para liberarla de los fascistas.


Con las tropas del general Leclerc, la Nueve se preparó en África e Inglaterra, desembarcó en Normandía, liberó París, sufrió los más duros combates para liberar Alsacia y su capital Estrasburgo y consiguió llegar hasta el mismo búnker de Hitler, en Berschtesgaden. Como reconocimiento a esa lucha, tras la liberación de París, en 1944, el mismo general Leclerc dio la orden para que los republicanos españoles de La Nueve desfilaran por los Campos Elíseos junto a los oficiales de la Francia Libre y recibieran el homenaje del general De Gaulle y, junto a él, los aplausos y el homenaje de los franceses en el desfile de la Victoria.


El sábado 26 de agosto, París deliraba de entusiasmo para aclamar a sus libertadores. Alineada en formación junto al Arco de Triunfo y la Tumba del soldado desconocido, La Nueve recibió los honores, saludada militarmente por el general De Gaulle, como reconocimiento a las primeras fuerzas militares que habían entrado en la capital. 


Fue el teniente Amado Granell el primero en llegar la noche del 24 de agosto de 1944 a la alcaldía y el primer oficial del ejército francés recibido por el Consejo Nacional de la Resistencia, que ocupaba el palacio municipal desde unos días antes; y por supuesto, Amado Granell fue el que abrió el desfile de la Victoria, conduciendo un vehículo blindado que portaba dos banderas, la de la Cruz de Lorena de la Francia Libre y la bandera republicana española; seguido de varios half-tracks de La Nueve, servidos por republicanos españoles enarbolando junto a la bandera de la Francia Libre una pequeña bandera republicana española y con nombres tan evidentes como Guernica, Teruel o Guadalajara, y que sirvieron de escolta y protección a De Gaulle durante el desfile hasta Nôtre-Dame. Además para el paseo triunfal una inmensa bandera republicana española de más de 20 metros de largo fue desplegada por un grupo de españoles enardecidos. Para muchos, aquel desfile era el preludio de la victoria próxima en España.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario